Gossip: WTF?! Hasta el Chete de los 80

Gossip alcanzó su punto exacto de cocción con “Standing in the Way of Control” (2006). Gracias a la serie británica “Skins”, se vieron catapultados a las listas “indies” de media Europa y de repente empezó a molar ser gorda, lesbiana y tener pelos en los sobacos.

Podían haber sido un grupo de un solo hit, los modernos de turno, pero realmente “Standing in the Way of Control” dejaba temas como “Listen Up!” o “Jealous Girl” que, junto al citado pelotazo, han sido remezclados, remixeados y bailados hasta la saciedad por medio mundo.  Si sumamos la potente y desgarradora voz de “la Ditto” y sus sonados directos, el resultado es un trabajado hueco en los altares del modernismo indie.

En “Music for Men” (2009) nos presentaron un sonido más pulido y algo más accessible, sin perder la esencia y la fuerza que les carazterizaba. “Heavy Cross” fue el tema escogido para presentar su disco: un gran acierto e indiscutible arrasapistas. Empezaron a juguetear con sintetizadores y tecladitos ochenteros, como podemos apreciar en “Pop Goes The World” o “Love Long Distance”, aunque equilibrándolo con cortes como “8th wonder” o “Spare Me From The Mold”, los cuales nos devolvían su sonido más crudo y “underground”.

Pero con “A Joyful Noise” (2012), su último trabajo, se han vendido claramente al comercialismo más casposo, a las melodías facilonas, insulsas y ochenteras (¿todavía se llevan los ochenta?). Os habéis marcado un “Dover” en toda regla.

Brian Higgins (Xenomania), quien ha trabajado con Cher, Kylie Minogue, Dannii Minogue, Pet Shop Boys, The Saturdays y Sugababes entre otros, ha sido el productor en esta ocasión. He aquí la cuestión por la cual el disco respira ese tufillo a pop comercial tan repelente.

Estamos ante 11 canciones que pasan sin pena ni gloria; aburridas y repetitivas, plagadas de arreglos y sintetizadores a cascoporro. “Perfect world”, por ejemplo, elegida para presentar el disco, es un single descafeinado y carente de fuerza, que quizás se salve de la quema por ese estribillo tan pegadizo pero que no ha conseguido calar en el público.

Depropósitos como “Get a Job” o “Move in the right direction”, los “dance tracks” del álbum, vomitan Xenomania por los cuatro costados: bien podríamos acabar escuchándolos remixeados por David Guetta.

¿El resto? Puro relleno. Y del malo. Gossip han perdido su esencia, su fuerza y su identidad. Ya no es guay, ni cool, ni moderno, ni indie. Ya ni siquiera se les reconoce. Esperemos no sea demasiado tarde para rectificar y que su próximo trabajo recupere su sonido original. Cuando algo es bueno y funciona,  ¿por qué cambiarlo?

Texto: Kuxkuxerilla

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: